ARTÍCULOS COMENTARIOS

Críticas

      ... si en la extraordinaria entrega de talento interpretativo del joven clarinetista Carlos Céspedes. En realidad todo fue una amalgama de esas tres sugerencias, con especial sobresaliencia del trabajo del músico solista.
      No tengo memoria de que en Olavarría se haya escuchado nunca la interpretación de un ejecutante de clarinete de las calidades y capacidad técnica que lució en el escenario, como figura central, Carlos Céspedes. Todo confluyó, una vez más, para que el concierto vespertino último nos trajera el regalo de un concierto sinfónico para clarinete cuyo protagonista resultó ser uno de los más talentosos valores juveniles que asombró al público olavarriense con su interpretación de la obra de Weber.
      Todo lo que fue desgranando Céspedes con el avance de la obra era motivo para el asombro y la gratificante sensación de experimentar un gozo novedoso, porque se descubría en cada compás de qué manera había que superar dificultades desconocidas para la audiencia que quedaban manifiestas, percibiéndose cómo se mantenía el hilo interpretativo sin decaimientos y con una entrega de matices asombrosamente rica y variada.

Octavio Físner Oliva
EL POPULAR
Olavaria, 24 de Agosto de 1995.


      Fue un excelente concierto que vino a demostrar la justeza del veredicto que dio por ganadores al clarinetista Carlos Céspedes (primer premio)...
      Luego llegó Carlos Céspedes y brindó una clase de ejecución con la hermosa obra de Von Weber, que permite lucimiento en los dos aspectos de la interpretación, el largo y cálido fraseo y el virtuosismo brillante. Fue un logro positivo del instrumentista, dotado de redondo sonido en la zona media y grave, e impecable articulación y aplomo. La muy buena predisposición del conjunto de cuerdas y la atenta dirección contribuyeron al logro del nivel que necesariamente debía tener el primer premio.

Juan Carlos Montero
LA NACIÓN
Buenos Aires, Teatro Colón, 14 de Diciembre de 1996.


      La pieza final de esta primera parte del programa fue una composición de Karl Maria von Weber: Fantasía y Rondó op. 34 para clarinete solista y orquesta de cuerdas. Como solista se desempeñó el ganador del Primer Premio, Carlos Céspedes. La forma y perfección con que Céspedes desarrolló su parte solista, de suma complejidad técnica y musical, fue desde todo punto de vista sobresaliente.

Walter Rosenberg
ARGENTINISCHES TAGEBLATT
Buenos Aires, Teatro Colón, 14 de Diciembre de 1996.


      ...la composición de Rossini en la que apreciamos a un talentoso clarinete solista, el salteño Carlos Céspedes que con sonido limpio, lenguaje claro, articulación intachable y notable solvencia técnica, convirtió el final de la primera parte en su noche triunfal, mediante una exigente partitura.

José Mario Carrer
EL TRIBUNO
Salta, 14 de Abril de 1997.


      Pero el punto de interés más alto estaba en “Introducción, Tema y Variaciones” de Rossini, en realidad una paráfrasis tomada de la ópera “La donna del lago”, más precisamente del aria “Mura felice”, concertada para clarinete y orquesta. El solista fue el joven y notable Carlos Céspedes, nacido en Salta, pero de la que faltaba hace ocho años por su radicación en la Capital para completar sus estudios y proyectarse. De hecho, ha ganado en cuanto concurso se presente y ya se prepara para ir a los Estados Unidos a una competencia internacional. Definitivamente es un músico fuera de serie, la obra le permitió mostrarse como un virtuoso dotado de todo el arsenal técnico, pero también con un exquisito cantábile que lleva fácilmente a estados emotivos a quienes lo escuchan con atención. Para los salteños fue como el regreso del hijo pródigo, lo vieron emigrar a los 18 y vuelve a los 26 ya consagrado y ganando con recursos legítimos una sonora ovación que premió los años de esfuerzo y de exilio, pero es justo afirmar que Carlos Céspedes es uno de los músicos más atrayentes de la nueva generación.


Abel López Iturbe
AMBITO FINANCIERO
Buenos Aires, 18 de Abril de 1997.


      ...el joven y talentoso clarinetista Carlos Céspedes (ganador del Premio Consagración del XII Concurso Argentino de Música instituido por la Fundación Banco Mayo). Este intérprete lució su virtuosismo y su musicalidad innata y generosa con la “Introducción, Tema y Variaciones” de Rossini...

Héctor Coda
LA NACIÓN
Buenos Aires, 10 de Mayo de 1997.


      Carlos Céspedes, uno de los más destacados solistas de la nueva generación de intérpretes argentinos, que ganó el Premio Consagración otorgado por la Fundación Banco Mayo el año pasado. La obra de Rossini, con sus variaciones progresivamente más complejas, sirvió para que el clarinetista luciera su cuidado y parejo sonido y mostrar con qué facilidad toca pasajes rápidos con articulación simple y en staccato, algo que no es sencillo de resolver en este instrumento.

Martín Liut
LA NACIÓN
Buenos Aires, 10 de Mayo de 1997.


      Dos sobresalientes músicos argentinos galardonados con múltiples premios en el país y en el exterior, dieron una velada memorable de música de cámara en el Auditorio de la universidad CAECE. Se trata del clarinetista Carlos Céspedes y la pianista Paula Peluso, quienes empezaron su recital con le poco conocido Adagio y Allegro op. 70 de Robert Schumann, interpretado tanto a través de un “pianissimo” tierno como de un “ “forte” portante con un sonido redondo y delirante del clarinete formando una simbiosis con el cálido sonido del piano y logrando un sound orquestal que favoreció a esta obra romántica. En la Primera Rapsodia de Debussy, la que con sus iniciales orientales rinde tributo al exotismo típico de su época, el clarinetista expresó un sonido más moderno con su instrumento, lo cual con sus distintas transmutaciones desafía al intérprete. Luego con la virtuosa agilidad de sus dedos llegó, con la interpretación pulsante de las Tres Piezas de Stravinsky, a su punto culminante.

Eduardo Alemann
ARGENTINISCHES TAGEBLATT
Buenos Aires,17 de Mayo de 1997.


      Seguidamente se presentó el destacado clarinetista Carlos Céspedes, quien retornó hace poco de la ciudad de México, en donde actuó en calidad de vencedor del “Concurso Argentino de Música 1997” interpretando allí el 2º concierto de Weber con la Filarmónica local. Esta vez ejecutó una serie de piezas diferenciadas para clarinete solista de Juan C. Biondo, cuyas extremas dificultades superó magistralmente y aparentemente sin mayor esfuerzo.

Eduardo Alemann
ARGENTINISCHES TAGEBLATT
Buenos Aires, 19 de Julio de 1997.

 


       Fue un excelente concierto el que desarrolló el trío Céspedes (clarinete)- Pérez Tedesco (violoncello)-Telerman (piano), en la quinta función del ciclo Ars Nobilis...
      El liviano Allegro con brío inicial permitió apreciar los cautivantes y amplios sonidos de Carlos Céspedes, clarinetista que hace gala también de una clara articulación y enorme capacidad física para administrar el aire....

Juan Carlos Montero
LA NACIÓN
Buenos Aires, 4 de Julio de 1998.


      El clarinetista Carlos céspedes y la pianista Paula Peluso tuvieron una vez más la oportunidad de demostrar su capacidad sobresaliente e innata musicalidad en el salón de conciertos de la Universidad CAECE. El sonido amplio, redondo hasta el tiple más alto -que en el clarinete muchas veces puede llegar a ser muy estridente- junto con una expresividad profunda y con una técnica de dedos verdaderamente intachable, concordó magistralmente con la interpretación de la pianista, que merece el mismo elogio, y que con su toque pudo sacar sonidos maravillosos sobre el piano de media cola que estaba a su disposición.

Eduardo Alemann
ARGENTINISCHES TAGEBLATT
Buenos Aires, 24 de Abril de 1999.


      Carlos Céspedes ya es un excelente músico con medios y recursos importantes que le permiten expresarse con lucidez y agradable sonido.

José Mario Carrer
EL TRIBUNO
Salta, 25 de Junio de 1999.


       Es reconfortante encontrarse con músicos argentinos de esta talla, como son los que conforman en tríos, cuartetos o quintetos el “Grupo Buenos Aires Clásico”. Es que Stella Maris Marrello, Natalia Silipo, Carlos Céspedes, Ernesto Imsand y Marcos Puente Olivera son quienes dan clase de musicalidad en el Club Hípico.
      ...la Pieza de Concierto Nº 2, para clarinete, fagot y piano de Mendelssohn. El incisivo juego de ingenio y la vena romántica asoman en el límpido y delicioso fraseo del clarinete de Céspedes, en contrapunto con un fagot elástico en sus lineas, sostenidos ambos por un piano que nos recuerda los fantásticos scherzi del compositor alemán.

René Vargas Vera
LA NACIÓN
Buenos Aires, 28 de Abril de 2002.


       También estuvo una nueva visita del salteño Carlos Céspedes, notable clarinetista, uno de los instrumentistas mas dotados que ha dado Salta y que luce su trabajo en Buenos Aires, la capital argentina. Serio, concentrado, de elevado rango técnico, un artista de verdad. Se entendió de maravillas con el director ofreciendo una hermosa versión del concierto de Weber, que sin duda representó en su momento un verdadero aporte al desarrollo del por entonces incipiente romanticismo alemán. Su movimiento central, un bellísimo "andante con moto" es fiel testigo de lo que digo mientras que sus movimientos extremos exigen de solista y orquesta una extensa dosis de virtuosismo interpretativo con lo que se logra atrapar la admiración del oyente.

José Mario Carrer
EL TRIBUNO
Salta, 17 de Noviembre de 2004.


Artículos

Juan Carlos Montero
Diario LA NACIÓN
23 de Noviembre de 1996
"Premio para jóvenes"
Napoleón Cabrera
Revista LA NACIÓN
11 de Septiembre de 2000
“Nuestros Músicos: Céspedes el Nº1”


Martín Liutt
Diario LA NACIÓN
31 de Diciembre de 1996
"Los concursos en la música clásica"

Diario LA NACION
Diciembre de 1996
"Músicos premiados tocan en el Colón"



Comentarios

       Durante los días 10 y 11 de mayo de 2005 mi cátedra del Departamento de Música de la Universidad Nacional de San Juan tuvo el honor de recibir como Profesor Invitado al clarinetista argentino Carlos Céspedes, quien dictó una memorable clase magistral para nuestros alumnos, estudiantes de clarinete de otras provincias argentinas y del extranjero.
       A lo largo de su clase, Céspedes evidenció un profundo conocimiento del repertorio, una maestría técnica admirable y una gran empatía con los estudiantes y sus diversas problemáticas. También es un tipo formidable y un verdadero amigo.
       Un digno corolario fue la actuación de Carlos Céspedes como solista con la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de San Juan en el Concierto Nº 2 de Weber, con la dirección de Carlos Vieu. Carlos tocó como el gran instrumentista que es: sonido bellísimo, técnica impecable y un fraseo perfecto, expresivo y seductor.

Daniel Blech
Primer clarinete solista - Orquesta Sinfónica de San Juan
Mayo de 2005